Construcción viviendas unifamiliares

Construcción de viviendas unifamiliares: ¿por dónde empiezo?

Seguro que alguna vez se te ha pasado por la cabeza construir tu propia vivienda unifamiliar. ¿Verdad que es apasionante pensar en diseñar un hogar a tu medida?

Esta idea puede surgir en cualquier momento. Por ejemplo, en una sobremesa familiar alguien dice: “Estaría genial poder hacernos una casa a nuestro gusto”.

Ante esto, cada uno empieza a dar ideas de lo que le gustaría que tuviera esa casa perfecta. Cómo le gustaría que fuera el salón, su habitación, el jardín, la piscina, incluso el diseño de la fachada.

La conversación es muy entretenida y todos ya se imaginan viviendo en ella. Visualizan cómo les va a cambiar la vida cuando la tengan justo como la habían imaginado.

¿Quién no se ha planteado esto alguna vez?

Sin embargo, muchas veces este sueño acaba antes de comenzar. De repente alguien plantea la cuestión: “¡Venga! ¿Por dónde empezamos?”.

En este punto es cuando todos comienzan a opinar sobre lo que hay que hacer. Unos dicen: “Vamos a buscar una parcela”; otros añaden: “contratemos un arquitecto”; y otros: “hablamos primero con una inmobiliaria”.

Comienzan a surgir iniciativas, pero todas ellas son inconexas. Nadie sabe con certeza cuál es el primer paso y todo termina después de un rato de discusión en un: “Déjalo, es un lío”.

¿No crees que es una lástima que la mayor parte de las veces ese maravilloso sueño se desvanezca antes de empezar?

Ante todo ¡no te preocupes! No tiene porqué ocurrir esto. Si has llegado hasta aquí, es porque has decidido pasar a la acción y buscar orientación profesional para construir tu sueño.

¿Por dónde comienzo mi proyecto de vivienda unifamiliar?

Hacerse una casa es un proceso complejo y largo. Pero, si se sabe gestionar de la manera correcta, se convertirá en una experiencia muy gratificante que recordaremos toda la vida. 

En muchas ocasiones me han preguntado cómo afrontar este proceso. En todos los casos contesto del mismo modo que – a mi parecer – es lo más lógico, sencillo y eficaz:

1. ¿Cuál es tu capacidad económica?

En primer lugar debes plantearte cuáles son tus posibilidades. Más que nada para saber si ese sueño al que aspiras es factible. O, por lo menos, en caso de no serlo, saber si vas a ser capaz de alcanzar aquello que te satisface y te llena con los recursos que tienes.

No sería la primera vez que un proyecto se queda a medias o se termina con más esfuerzo del que uno habría querido, por una mala planificación económica.

Para este primer punto es muy importante que te asesores bien. Un arquitecto, un constructor, un banquero, un abogado,… cualquier profesional conoce su sector, pero desde su punto de vista.

Si quieres tener un asesoramiento lo más claro y preciso posible, debes contar con la experiencia de alguien que haya pasado por ese proceso el mayor número de veces. Que domine a la perfección distintos aspectos fundamentales:

  • El rendimiento que se puede sacar a una parcela, como lo sabe el arquitecto. 
  • Cuánto valen las diferentes partidas (materiales, mano de obra), como lo sabe un constructor. 
  • Cómo se obtiene la financiación y qué procesos hay que llevar a cabo para legalizar esa vivienda.
  • Etc.

Sólo conociendo este proceso completo, lograrás alcanzar tus objetivos con los recursos de que dispones.

2. Comprar una parcela para construir una vivienda 

Una vez tengas claro cuáles son tus recursos y que todo cuadre, estarás preparado para buscar una parcela que cumpla con todas tus expectativas.

En esta parte sin duda las inmobiliarias juegan un papel importante a la hora de proporcionarnos productos. No obstante, debes saber muy bien jugar tus cartas.

No todas las parcelas son iguales ni tienen las mismas posibilidades. Para ello, la opinión de un arquitecto es fundamental

Este profesional podrá apreciar aspectos que se te pueden haber pasado por alto. Cualquier detalle puede hacer que te decidas por una parcela mejor, a la que puedas sacar un mayor partido.

Da mucha pena ver a veces clientes que vienen con una parcela ya comprada y que, cuando empiezas a explicarles lo que se puede hacer y las condiciones, nada se ajusta a lo que tenían en mente.

Para evitar eso, es mejor tener claro antes de comprar, si todo se ajusta a nuestro gusto y expectativas.

3. Visualiza la casa de tus sueños

Ya comprada la parcela comienza la mejor parte: soñar. 

Ahora es cuando debes dejar volar tu imaginación y visualizar cómo será tu futura casa. Cómo vas a querer vivirla, qué espacios la configurarán y cómo disfrutarás de ellos.

Ha llegado la hora de contratar un arquitecto. Pero no uno cualquiera, debe reunir dos cualidades para mí muy importantes: empatía y pragmatismo.

Un buen profesional debe ser capaz de entenderte y de darte soluciones para tu casa, de tal forma que se ajuste lo máximo posible a tu gusto y necesidades.

Además, aunque todos los arquitectos son personas creativas a las que les gusta soñar, también tiene que tener los pies en la tierra. Debe tener claro que el presupuesto es limitado y guiarte para conseguir el mejor producto sin salirse de las líneas marcadas.

A veces, hablando con personas que se han hecho una casa, te dicen aspectos que no les gustan de ella. Y que se quedaron así por falta de entendimiento con el arquitecto. 

O la típica sorpresa: pides precio de tu proyecto y todas las empresas constructoras te dan un precio muy por encima de tu presupuesto. En este caso, no queda otra alternativa que modificar el proyecto para ajustarlo al presupuesto inicial. Algo que no habría sido necesario de haber entendido la obra en su conjunto, con los recursos disponibles.

 

Como puedes ver, ser promotor de tu propia vivienda es un proceso que, como todo en esta vida, hay que conocer a fondo. Si no se conoce, es mejor ir de la mano de un profesional del sector que sepa guiarte, entenderte y adaptarse a cada circunstancia.

Al fin y al cabo, se trata de sacar lo mejor de cada proyecto con los recursos de que disponemos, para lograr esa casa en la que siempre has querido vivir.

En Santafé Arquitectos hemos logrado encontrar ese entendimiento tan necesario con nuestros clientes. Nos involucramos en cada proyecto y lo hacemos nuestro.

Queremos que disfrutes el resto de tu vida de todas y cada una de las estancias que formarán tu hogar.

¿Tienes dudas? Escríbenos. ¡Nos encantará ayudarte!

¡Si has llegado hasta aquí, comparte este artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XXX te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por XXX como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de YYY (proveedor de hosting de XXX) dentro de la UE. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en XXX@XXX.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: XXX, así como consultar mi política de privacidad.

Ir arriba